La Bardana

Nuestro origen

Por qué Gillué

Flor de la bardana1Una de las preguntas más recurrentes entre nuestros visitantes es por qué, o cómo, dos parejas de vascos han recalado en este rincón del Pre-pirineo oscense. Un Pirineo árido e ingrato, surcado de pueblos abandonados, con sus casas  que no se acaban de caer, pozos, bordas… donde la naturaleza, ya sin domesticar, ha tomado posesión de pueblos y caminos.

Este proyecto de establecimiento y alojamiento rural se inició hace unos diez años, cuando Jone y Gabi adquirieron la antigua casa Molinero de Gillué, que estaba acondicionada como una casa para cazadores. Ellos le dieron un giro al uso del edifico, orientándolo hacia una estancia dirigida a grupos, para organización de talleres y seminarios, o para personas que quisieran aprovechar el entorno mágico y silencioso del pueblo para poder practicar sus actividades, casi siempre relacionados con terapias y prácticas de desarrollo, encuentro y crecimiento tanto personal como espiritual. Fue en el año 2010, cuando Jexux y Mariage se unieron al proyecto, rehabilitando una borda contigua del año 1844 y en la actualidad es donde se ubica nuestro hotel.